martes, 3 de marzo de 2009

Crueldad entre hermanos


Ya tengo varios días que me acuerdo de una anécdota que mi Mamá cuenta con singular alegría.



A decir verdad yo no lo recuerdo, pero si suena a algo que yo le hice a mi hermano.



Cuenta mi Mamá que una tarde de otoño, cuando yo tenía aproximadamente 4 años y mi hermano 6.



Ellos dos estaban viendo la televisión, tranquila y plácidamente, cuando de repente entro al cuarto y me le dejo ir a los golpes a El Negro (mi hermano).



Mi mamá me detuvo de las muñecas y me preguntó porque lo hacía, que si el me había pegado primero.



Mi respuesta fue contundente…


“No, pero por si pensaba hacerlo”.



Lo cual que me lleva a recordar una anécdota de una amiga que al igual que yo es la única hija mujer, nada mas que a ella le tocó más pues tiene no uno sino dos hermanos.



Por lo regular a ellos no les gustaba jugar con nosotras, al menos en mi caso, cuando mi Mamá solicitaba tal cosa a El Negro, este siempre se rehusaba.



Platicando con mi amiga La Empresaria, me di cuenta que a ella le pasaba lo mismo y me compartió que en una ocasión su mamá obligó a sus dos hermanos a jugar con ella.



Por alguna razón, la mamá se alejó de donde estaban jugando y cuando regresó se encontró a mi amiga sentada en una silla, afuera de la habitación donde los otros dos jugaban.



Al entrar la mamá, molesta porque no se había seguido su orden, el mas grande de los niños repeló porque su hermanita, si estaba jugando.



Cuando la mamá preguntó que si como era eso posible porque ellos dos estaban adentro y ella afuera, el contestó:



“Estamos jugando al doctor y ella está en la sala de espera”

1 comentario:

Larissa dijo...

hermoso! :)