lunes, 6 de julio de 2009

No entiendo a las nuevas generaciones

Me cae que no, me resulta tan difícil comprender la manera en que reaccionan… me explico, desde que pase la barrera de los 28 años (diciembre 2008, jajajajaja) una bola de pubertos creen que estoy disponible para ellos.

En una ocasión en un restaurante al sur de la ciudad de México, un chico bastante mono me pidió mi teléfono después de platicar un rato, lo vi como de la edad, para dos llamadas después enterarme de que tenía 23 años.

Unos meses mas tarde, un nuevo compañero de trabajo llegó. Al conocerlo me cayó super bien, el coqueteo comenzó, me invitó a salir y no sé en que punto de la conversación salió a colación su edad… 21 AÑOS; no puede ser.

Y así me la he pasado desde entonces en el bonito rango de los 20, si, he de reconocer que he salido con hombres de 27, 28 y 29 años… (los de 30 ya son viejos jajajajaja, bromita) y he comprobado que no, no es lo mío.

Si son monos… moníiiiiisimos, pero no. Su visión de la vida es extraña, esperan cosas de ti, que no van ya con la edad, pero bueno, yo se que es peor salir con uno de 36 que en su cabeza cree que tiene 19, pero bueno.

El caso es que, desde hace un mes y medio tomo clases de tenis, porque siempre había querido aprender a hacerlo, la escuelita a la que voy, le llama clínicas, que no es mas que un grupo de entre 4 y 6 personas que aprenden a jugar.

En la clínica soy la única mujer y tengo 4 compañeros constantes y un maestro PUBER… bueno, el término yo se que es para seres humanos más jóvenes que el, pero como tiene 23 años, así lo he denominado cada vez que me refiero a su persona.

El Puber en cuestión, no sólo es joven… es tremendamente coqueto, OBVIO, a esa edad sentimos que el mundo es nuestro, que nada nos detiene y que todo lo que queremos nos pertenece o debe pertenecernos.

Así que desde que entre a la clínica no he dejado de recibir atención por parte de El Puber, que no descansa con las insinuaciones… pero la del sábado si tuve que aguantarme las ganas de reír, pues no concibo tanta seguridad en un solo plebe.

Resulta que practicando un tiro de fondo, a uno de mis compañeros que sabe mas del juego que yo (que no es muy difícil pues yo se meramente... NADA) le contestaba las pelotas con mucha intensidad y estuvo a punto de golpearlo en dos ocasiones, a la tercera yo le comenté a mi compañero que eso ya parecía personal, que el también le tirara a dar, justo en la nariz.

El Puber escuchó y fue suficiente para que unos minutos más tarde me preguntara porque le quería pegar, yo le dije que no, que es más fácil que cualquiera de mis compañeros lo logre antes que yo.
“Si tu me quieres pegar” insistió.

Yo lo negué de nueva cuenta, me di la vuelta y camine en sentido contrario, pero alcancé a escuchar que decía.



“No importa… péeeeegame, péeeeegame”

5 comentarios:

Anónimo dijo...

excelente aportacion hilda,
me encanta lo que escribes, cronica de la vida diaria, y es que en ocasiones nuestra vida puede ser tan, pero taaaan interesante para otros, pero como andamos sumergidos en el dia a dia y vemos todo tan comun, sentimos que nuestra vida es... aburrida.

sigue asi, te leo cada que escribes... beso.

LUIS ARTEAGA dijo...

Pues peeeeeeegale reina, si lo está pidiendo a gritos pégale, tienes una raqueta en la mano no?... pues vas ¡¡ luego por el messenger te enseño las formas en que puedes utilizarla empezando por el mango jajajaja... en fin, por cierto dónde tomas tus clínicas porque pienso ligarme a Ana Ivanovic y necesito aprender a jugar jajaja Besos ¡¡¡

matkawa dijo...

Mi estimada Isa Gallina vieja hace buen caldo!!

No a todos los "morrillos" les gustan necesariamente las de su edad, la niñas mas grandes tiene un no se que que hace no se como...

Deberias aprovechar.

Tu pegale...

Recuerda, quiza tu instructor, también crea que no hay mujer inalcanzable...

(y mi cita con Gali?, o Mori?, lo demás ya es por mis méritos)

Saludos

Maresa dijo...

Isaaa!!!
Primeramente qué padrísimo que estés aprendiendo tenis (pasa la dirección, si?)
pero ya en el tema, por Diooooos!!!! aprovecha a los puber, probablemente tienes algo que aprender de ahi...
y a tu Puber si no le pegas tu, preséntalo y le pego yo.
Un beso!
Maresa

Anónimo dijo...

Jajajaja no sabes lo que te divertirías un rato... por cierto no hace mucho también te gustaban los pubertos.

Saludos,